San Pedro de Soba

Una obra importante

De propósito no habíamos querido tratar nunca de la construcción de la carretera de este pueblo á Regules (Las Muñecas), porque siendo muy grandes las dificultades que había que vencer, y más grande todavía el desembolso que para su construcción debía de hacerse, siempre creímos que la idea no pasaría de un simple proyecto, que fracasaría.

Afortunadamente nos equivocamos. Dicha carretera es ya un hecho; y este pueblo pequeño por el número de sus habitantes y grande, muy grande, por la fama imperecedera que sus hijos saben darle, contará muy pronto con un buen medio de comunicación que le sacará del aislamiento material en que se halla.

Gracias á la constancia y buena voluntad del benemérito hijo de este pueblo D. Jerónimo Pérez y Sainz de la Maza, que, como es sabido, no repara en sacrificios para hacer cuanto bien puede á la humanidad-en cuyos actos humanitarios es secundado con gran entusiasmo por la caritativa señora doña Primitiva L. de Marini-logróse incluir en el plan de caminos vecinales este que nos ocupa, cuya subasta se efectuó el 30 del pasado octubre, adjudicándose las obras á los inteligentes contratistas señores Lucas y Manuel Gómez y Compañía en la importante cantidad de 83.800 pesetas, de las cuales abonará el Estado como subvención unas 45.000, y el resto D. Jerónimo Pérez y Sainz de la Maza, áquien le costará la carretera, entre expropiaciones, la cantidad antedicha y otro gastos secundarios, de 55.000 á 60.000 pesetas.

Nada hemos de decir nosotros del nuevo desprendimiento de este benemérito montañés ni de otros que para época no lejana se esperan de él. Nos limitamos á citar hechos y exponerlos á la consideración del lector, para que éste juzgue.

Sí hemos de hacer constar, á petición de parte, la gratitud del señor Sainz de la Maza y de este pueblo entero hacia el ministro señor Villanueva; el gobernador, señor Larrondo; los senadores señores Eguilior y Pico; varios miembros del Consejo provincial de Fomento; ingeniero señor Arrati, el alcalde de este pueblo señor Zorrilla y el concejal del mismo D. Juan Pardo, por el decidido y desinteresado apoyo que han prestado al proyecto hasta su consecución.

Ayer, pues, se inauguraron las obras con gran solemnidad, no habiendo podido hacerse el día que dieron principio por el mal tiempo reinante, á cuyo efecto salió del pueblo al punto indicado para el acto lucida manifestación, compuesta por los niños de la escuela; las respetables señoras de Marini y de Gutiérrez; las bellas señoritas Rosita Marini, Delfina Fausto, Matilde Fernández é Isolina Pérez (á quienes, entre paréntesis, recomiendo más unión para evitar notas discordantes), y crecida representación del sexo fuerte. Precedían á la comitiva las banderas española, argentina y de Santander, llevadas por el regidor del pueblo, el señor Sainz de la Maza y el que suscribe, respectivamente.

Yaen el punto de destino la comitiva, se sirvió á los niños abundante merienda, y lo mismo á los trabajadores todos; se destaparon las botellas de vino generoso y cajas de pastas para los demás concurrente, se pronunciaron los brindis correspondientes y terminó la fiesta-gratísima, como todas las organizadas por la entusiasta doña Prima- con delirantes vivas á D. Jerónimo Pérez á España, á la Argentina, al pueblo de San Pedro y á los trabajadores, que eran unánimemente contestados por la concurrencia.

Mientras llegue el día en que la carretera se terminará y se abra al tránsito público, día que será de verdadero júbilo para este pueblo, enviemos nuestra entusiasta felicitación desde estas columnas al filántropo D. Jerónimo Pérez por haber logrado la realización de sus propósitos de tanto tiempo.

EL CORRESPONSAL

San Pedro, 20 de Diciembre de 1912.

El Cantábrico – Diario de la mañana – Año XVIII – Número 7173 – 22 de Diciembre de 1912.