Soba

¡ADIÓS CARNAVAL!

Ya se fué el Carnaval por este año. Marchó con su acostumbrado saco a la espalda, pletórico de risas, locuras y algazaras juveniles. Marchó por donde vino, dejando un gran recuerdo de horas alegres en el ánimo de la juventud. ¡La fragante y bulliciosa juventud que supo disfrutarlo, venerando y agasajando al dios Momo con su mayor entusiasmo!.

¡Ah, lector! ¡Si hubieras visto el magnífico aspecto que ofrecía el baile en la tarde del domingo en Regules! Lindas jovencitas – ya sabes qué bonitas y simpáticas son todas – realzaban y formaban un bello marco, que daba gran esplendor a la fiesta de Carnestolendas.

En esta tarde anotamos más de treinta disfraces, todos a cual más caprichosos.

¿Que si actuó “El Pirulí? Ya lo creo, y con más éxito que el martes.

-De Veguilla nos dicen: “Con gran brillantez se celebró el anunciado baile de Piñata, estando muy concurrido, en particular de preciosas señoritas, que, luciendo magníficos trajes carnavalescos, animaron con su gracia y su presencia la celebración de la fiesta.

Por la noche, la verbena se presentaba bastante bien; pero cuando estaba más en su apogeo, hubo de suspenderse a causa del agua. ¡”Mardita” sea! ¡La tarde tan espléndida que estaba!.

DE SOCIEDAD

Después de pasar los Carnavales en la simpática villa santoñesa, regresó a Regules, “la tacita de plata de Soba”, la encantadora y pizpireta señorita Elena Gutiérrez-Solana, acompañada de la no menos bella y simpática señorita Aurorita Ortiz Jáuregui Dou, que viene a pasar unos días entre nosotros, y desearíamos le fuera su permanencia todo la grata que ella desee.

-De Veguilla salió para la capital de la Montaña la bella señorita Beatriz del Moral Bereztain.

Pepito DE G. GARCÍA

El Cantábrico – Diario de la mañana – Año XXXVI – Número 12751 – 14 de Marzo de 1930.