Soba

LA ROMERÍA DEL ROSARIO EN ROZAS

¡Manzaneda! Allá, en la ladera Sur de la ingente peña de San Vicente, está enclavada una pequeña ermita dedicada a Nuestra Señora del Rosario, a la que acuden en estos días del año gran cantidad de fieles a ofrecer sus oraciones. Rodean la ermita gran número de castaños corpulentos y añosos robles, que hacen un lugar en extremo pintoresco. Bajo el sol de la tarde, espléndida y radiante luz, van los jóvenes romeros por vericuetos y veredas arriba, camino de Manzaneda, manifestando en sus rostros la alegría ante la buena tarde de diversión que les espera. Oímos de vez en cuando la lejana tonada de los que se van acercando a la romería, entre el sonido de la típica dulzaina.

Poco a poco, el robledal de Manzaneda va animándose y tomando vida con la presencia de continuos grupos de romeros; antes por la mañana, muchas han sido las familias que han porteado las viandas para hacer día de campo, y allí aguardan a la celebración de la romería.

Las cuatro de la tarde. La Banda municipal de Lanestosa deja oír su primer pasodoble y cuando éste acaba, la dulzaina, como queriéndola dejar “tamañita”, lanza a los cuatro vientos las alegres notas de “a lo alto y a lo bajo y a lo ligero”… que, al igual que las notas de la Banda, son aprovechadas por la juventud en su afán de bailar y bailar sin descanso.

La romería está en su mayor esplendor.

La luz del crepúsculo se va enseñoreando del ambiente, y los jóvenes, en grupos jubilosos, de nuevo emprenden el regreso a sus pueblos por veredas y vericuetos abajo.

Ya se quedó solo, tranquilo y reposado el pintoresco lugar de Manzaneda, esperando el año venidero, en que vuelva a ser escenario del regocijo sano y confortable de los romeros.

Para dar fín a esta romería, en Rozas se celebró una brillante verbena, que se vió animadísima con la presencia de encantadoras señoritas, luciendo su gracia y su garbo al amparo del mantón de Manila.

CONCURSO DE BOLOS EN LA GÁNDARA

Con motivo de las fiestas del Pilar, que se celebran estos días en La Gándara con gran be¡rillantez, ha sido organizado un gran concurso de bolos a pasabolo, en jugadas individuales, con premios de 75, 50, 25 y 15 pesetas. Cada jugador podrá tirar cuatro bolas, siendo la inscripción de cinco pesetas.

Por la tarde se celebrará en los campos del Pilar, al igual que hoy, domingo, una gran romería, y por la noche, en La Gándara, gran verbena.

EL MARQUÉS DEL SOTO.

El Cantábrico: Diario de la mañana: Año XXXVI Número 12934 – 15 de Octubre de 1930.